Barcelona Cultura
732
AVISO

La capilla de San Miguel está cerrada por motivos de restauración y mantenimiento hasta marzo de 2018

El dormitorio

El antiguo espacio del dormitorio de las monjas, levantado en el lado norte del cenobio, actualmente se utiliza como sala de exposiciones del monasterio. De grandes dimensiones, presenta una cubierta a dos aguas con vigas vistas sostenidas por once arcos ojivales que arrancan de unas grandes ménsulas. Se cree que la actual sala de la Reina, anexa al dormitorio, coincide con algunas de las dependencias del antiguo palacio de la reina, quien ordenó derribarlo en su testamento. En el siglo XVII, esta sala fue remodelada y acogió al noviciado del monasterio.

El espacio del dormitorio ha sufrido una serie de modificaciones a lo largo de los siglos para adaptarse a las necesidades de la comunidad. Las primeras intervenciones datan del año 1393, cuando, gracias a los 66 florines aportados por el Consejo de Ciento, se construyó un pavimento sobreelevado que servía de aislamiento del terreno natural a fin de evitar la humedad y proteger la sala del frío. Después de algunas intervenciones menores en los ventanales o del blanqueo de la sala en 1514, se tiene constancia de que en el año 1533 se iniciaron las obras para construir el artesonado de madera que aún hoy se conserva. Para ello se rebajó la altura de la nave y, en consecuencia, se ocultó el coronamiento de los arcos apuntados para obtener una cámara de aire. En esta época se construyó también la cubierta del segundo piso del claustro, que obligó a modificar las ventanas originales de la sala. Así, mientras que algunas se tapiaron, se construyeron otras más altas en la fachada norte.

detall exposició dormidor
detall exposició dormidor
detall exposició dormidor
detall exposició dormidor
detall exposició dormidor
detall exposició dormidor
detall exposició dormidor
detall exposició dormidor

A principios del siglo XX, gracias a la dote aportada por sor Eulària Anzizu, se procedió a la compartimentación del interior del dormitorio con la construcción de una serie de celdas que se alineaban a ambos lados de la gran nave y se abrían a lo largo de un pasillo central.

El dormitorio y la sala de la Reina fueron objeto de una importante remodelación en 1993 que permitió que el monasterio pudiera disponer de un espacio expositivo perfectamente equipado y, a la vez, disfrutar de un espacio monumental excepcional.