Barcelona Cultura

Monasterio de Pedralbes. Los tesoros del monasterio

Diez años después de su inauguración en el 2005, la exposición «El monasterio de Pedralbes. Los tesoros del monasterio» presenta, tras una extensa y exhaustiva labor de restauración y conservación, una colección única de obras de arte, mobiliario y objetos litúrgicos y seculares procedentes del tesoro del monasterio, reunida a lo largo de los siglos por la comunidad de monjas clarisas del Real Monasterio de Santa María de Pedralbes.

Las donaciones eran la dote que aportaban las novicias al entrar en el monasterio y que dejaban en herencia tras su fallecimiento. El hecho de que la reina Elisenda viviera en un palacio adyacente al monasterio, ubicado en el espacio que actualmente ocupa la sala de la Reina, propició la entrada de novicias de origen nobiliario, que proporcionaron un rico patrimonio y embellecieron distintas estancias del recinto con sus aportaciones a la comunidad.

Ubicada en el antiguo dormitorio de las monjas ―convertido en un espacio expositivo monumental por las obras que se realizaron para acoger la exposición de pintura religiosa de la colección Thyssen-Bornemisza (1993-2004)―, la nueva exposición, que prioriza el espacio por encima del montaje expositivo, presenta cuatro grandes ámbitos que agrupan las piezas por períodos históricos.  

En el primer ámbito se muestran las primeras piezas del monasterio, de los siglos xiv y xv, desde bajorrelieves de temática secular hasta esculturas de diversas vírgenes del siglo xv, anunciaciones, piezas de orfebrería, como relicarios, o mobiliario de uso personal.

El segundo ámbito acoge las piezas del siglo xvi, de procedencia diversa pero en su mayor parte de los Países Bajos. Destacan varios retablos facticios, esculturas y pinturas de arte flamenco, mobiliario, piezas de orfebrería y una colección de libros de coro que refleja la imposición de la reforma de la estricta observancia.

El tercer ámbito, el barroco, muestra mayoritariamente obras de los siglos xvii y xviii de factura modesta pero muy representativa del momento, tanto por lo que respecta al aspecto religioso como al económico, teniendo en cuenta la coyuntura de la época. Destaca el mobiliario de uso  individual.

El último ámbito, que incluye el siglo xix y el comienzo del siglo xx, acoge obras que se enmarcan en un momento de reivindicación del mundo medieval ligado a la idealización de un pasado glorioso durante la Renaixença, con fuertes influencias historicistas, inspiradas sobre todo en el arte gótico. Destacan varias piezas de orfebrería, así como obras de artistas célebres de la época, como Tamburini o Joan Llimona.

AVISO

La capilla de San Miguel está cerrada por motivos de restauración y mantenimiento hasta marzo de 2018