Barcelona Cultura
994
Montaje nueva exposición

Con motivo del montaje de la exposición "Tras los muros del monasterio: 700 años de una historia en femenino" el espacio de la enfermería no será visitable

Títol

Patrimonio en tiempo de guerra. El Real Monasterio de Santa María de Pedralbes

El Real Monasterio de Santa María de Pedralbes es un testimonio espiritual y material de las religiosas que lo han habitado desde 1327 y que lo han llevado a formar parte de la historia colectiva de la ciudad de Barcelona.

En el período de tiempo transcurrido entre 1931 y 1941, el monasterio tuvo un papel destacado en la historia contemporánea del país. En 1931 fue declarado monumento histórico-artístico nacional, junto con otros bienes patrimoniales de la ciudad de Barcelona. Durante la Guerra Civil española (1936-1939) fue confiscado por la Generalitat de Cataluña y el recinto conventual pasó a tener distintos usos: se convirtió en depósito de obras de arte, principalmente del Gobierno del Estado; la Generalitat quiso instalar en él el Museo de Arte Gótico de Cataluña, y posteriormente, en el año 1938, fue sede del Archivo Histórico General de Cataluña. A pesar del caos y el desorden del momento, este centro fue un referente de la cultura y una muestra para el estudio y la custodia del patrimonio artístico y documental del país.

La comunidad religiosa del monasterio sufrió intensamente este período de convulsión, que, entre otras cosas, comportó su disgregación y la obligó a emprender el camino del exilio. El inmueble quedó, así, desvinculado de toda dedicación religiosa.

La significación del entorno del monasterio como un lugar estratégico, apartado del centro de Barcelona, propició que la zona se convirtiera en un lugar seguro, tanto para el patrimonio cultural como para las personas y las instituciones, protegido por las baterías antiaéreas de Sant Pere Màrtir y de la Font del Lleó.

La exposición «Patrimonio en tiempo de guerra. El Real Monasterio de Santa María de Pedralbes» ha abordado el papel que tuvo el recinto monástico en el período 1931-1941, en el contexto principalmente de la historia de Cataluña, desde la proclamación de la Segunda República española hasta el retorno a Pedralbes de la vida de clausura una vez terminada la Guerra Civil. Estructurada en cuatro ámbitos expositivos (refectorio, sala capitular, celda de Santas Cruces y dormitorio), más un espacio destinado al audiovisual introductorio, la exposición presenta un nexo documental común. Sin embargo, dado que los ámbitos funcionan de forma independiente, se podría visitar cada uno de ellos como una exposición distinta.