Barcelona Cultura

Plantas, remedios y apotecarios. El jardín medieval del monasterio

La exposición propone la aproximación a una ciencia compleja y elaborada que se desarrolló a lo largo del medievo a partir de los principios básicos de la medicina griega y romana y las aportaciones de la cultura arabo-islámica, y que tomaba la naturaleza como punto de partida de su acción. Este conocimiento se transmitió gracias a libros y tratados que fueron continuamente copiados, traducidos a distintos idiomas y comentados durante centurias. En la Barcelona medieval, los médicos y apotecarios conocían muy bien no solo las propiedades curativas de los distintos productos animales y vegetales, sino también las composiciones medicamentosas apropiadas para cada enfermedad, que se podían adquirir en las boticas de la ciudad.

El mundo cristiano medieval recuperó los conocimientos de la ciencia médica grecorromana gracias a la cultura arabo-islámica, que la restituyó y perfeccionó. Autores como Galeno (c. 130 d. C. - 200 d. C.) y Dioscórides Pedáneo (siglo i d. C.) pasaron a ser los referentes de todos los tratados médicos medievales. La medicina galénica se basaba en la teoría de los humores, según la cual todos los seres vivos están formados por cuatro elementos básicos: aire, agua, tierra y fuego, surgidos de la combinación de cuatro propiedades fundamentales formadas por parejas contrapuestas: frío y calor, sequedad y humedad. En el hombre, estos cuatro elementos se  identificaban con los cuatro humores o sustancias: sangre, bilis amarilla, bilis negra y flema. Cuando estos humores se desequilibraban, surgía la enfermedad.

Plantas, remedios y apotecarios
Plantas, remedios y apotecarios
Plantas, remedios y apotecarios
Plantas, remedios y apotecarios
Plantas, remedios y apotecarios
Plantas, remedios y apotecarios
Plantas, remedios y apotecarios

La exposición «Plantas, remedios y apotecarios» se desarrolla en tres espacios distintos del Real Monasterio de Santa María de Pedralbes: el antiguo botiquín, el claustro y la antigua enfermería.

El grueso principal de la exposición se muestra en una parte del jardín del claustro. Se trata de la recreación de un jardín medicinal medieval que presenta cincuenta y una especies vegetales con propiedades medicinales, según el conocimiento extraído del tratado Liber simplicis medicine («Libro de simples medicinales»), de la abadesa, mística, compositora y naturista alemana Hildegarda de Bingen (1098-1179), y de una traducción catalana del Libro de los medicamentos simples, del médico andalusí Ibn Wafid (1007-1067). Representan muchas de las plantas que las religiosas debían de cultivar o adquirir para elaborar remedios para las hermanas enfermas, tal como recogen los libros de cuentas más antiguos (siglo xiv) que la comunidad conserva en su archivo histórico.

documents_contingut

documents relacionats