Barcelona Cultura
732
AVISO

La capilla de San Miguel está cerrada por motivos de restauración y mantenimiento hasta marzo de 2018

Las mujeres también se sientan. Muebles y espacios femeninos de los siglos XVI y XVII

Las mujeres también se sientan. Muebles y espacios femeninos de los siglos XVI y XVII es el título de la exposición que tendrá lugar en el Monasterio de Pedralbes del 10 de octubre de 2017 al 18 de febrero 2018. Las mujeres son las protagonistas de esta exposición que se desarrolla en seis ámbitos y tiene como primera fuente de información el mobiliario, así como otros objetos de uso cotidiano que nos permiten configurar el imaginario femenino y remarcar el papel de la mujer en la Época Moderna. Además de los objetos propios del monasterio de Pedralbes, se han seleccionado obras artísticas procedentes de colecciones privadas y museos que complementan el discurso expositivo. Entre las piezas expuestas destacan diferentes de inéditas: un óleo de Francisco de Zurbaran, una serie de siete Amazonas, que es uno de los pocos conjuntos pictóricos no religiosos catalanes del siglo XVI, así como una selección de joyas y objetos de orfebrería renacentistas y barrocas. Del monasterio, se muestran al público obras que hasta ahora se han conservado en clausura y no habían sido expuestas con anterioridad. La exposición reflexiona sobre lo que la sociedad esperaba de la mujer, así como sus ocupaciones y obligaciones, tanto dentro como fuera de clausura.

PDF Visualitzat

cadira reina

Se presentan ámbitos femeninos del espacio doméstico, desde el estrado al dormitorio, así como aspectos relacionados con la dote. El discurso se desarrolla teniendo como eje principal el asiento, mueble que según la forma y altura, ayudaba a indicar el lugar que cada uno ocupaba en la sociedad. De este papel simbólico del asiento en la Época Moderna nace el título Las mujeres también se sientan, una frase con un componente reivindicativo que quiere explicar que el concepto de confort que nosotros pedimos a los asientos es más tardío, ya que se empezó a extender durante el siglo XVIII. Las mujeres también se sientan quiere recordar que ellas, supeditadas al hombre y sentadas menudo en sillas más bajas que las de ellos, tenían que levantar la mirada para dirigirse a los compañeros masculinos. Las mujeres también se sientan muestra que ellas también tenían ámbitos vitales de responsabilidad familiar y social -como la salud, la alimentación, la higiene y la educación que sabían defender y ejercer con sabiduría. Las mujeres también se sientan nos informa que los espacios monásticos eran los lugares donde las mujeres, dirigidas a su vez por una mujer, podían tener más libertad para crear y crecer. En el monasterio de Pedralbes, la Abadesa dejaba clara a su autoridad, por ejemplo, a través de la silla de reposo que utilizaba, incluso cuando recibía la visita de autoridades de fuera de la comunidad.